La madre vio al ladrón salir del comedor y dirigirse para la cochera y notó que se estaba llevando la mochila con la computadora de su hija. Cuando lo alcanzó comenzó una especie de lucha entre ambos
in

Intentó robar en casa de unas mujeres y éstas lo golpean, sabían taekwondo

Las tres mujeres lograron reducir al delincuente hasta que llegó la policía. Todo quedó registrado por las cámaras de seguridad

Argentina. Una mujer de 41 y sus dos hijas que practicaban taekwondo, dejaron en el hospital a un ladrón que intentó robar su casa cuando ellas volvían de hacer las compras. Todo quedó registrado por cámaras de seguridad de la calle Los Hornos en La Plata (Argentina).

Verónica Soto llegó a su domicilio y se dio cuenta que algo extraño estaba pasando, luego escuchó a un hombre mientras le gritaba a su hija apara quitarle sus cosas. “Mi hija y yo habíamos ido a comprar y yo me descuidé: dejé el portón unos centímetros abierto”, contó la mujer.

También declaró para Clarín que el delincuente no estaba armado; sin embargo, hacía el ademán de sacarse algo debajo de la ropa, hasta que la mujer se dio cuenta que no tenía nada.

La madre vio al ladrón salir del comedor y dirigirse para la cochera y notó que se estaba llevando la mochila con la computadora de su hija. Cuando lo alcanzó comenzó una especie de lucha entre ambos.

Primero le dio una patada y luego algunos golpes más con la mano, cuenta Verónica. Además, el delincuente también le lanzó algunos más, por lo que ella también quedó con moretones. Pero quien se llevó la peor parte fue el ladrón ya que terminó en observación en el hospital.

Verónica, su esposo y sus dos hijas han practicado taekwondo y cuenta que usó muchas de esas técnicas para lograr reducir al ladrón. “Creo que te prepara para sentir que te puedes defender, para no tener miedo y hacerte más fuerte, y desde lo técnico a saber cómo reducir a una persona que te está poniendo en peligro”, añade.

Sus hijas también participaron en su defensa. Tirándole agua, con algunas patadas y ahuyentándolo con un palo de escoba. “Le dimos una paliza adentro del garaje y cuando salió lo redujimos mientras esperábamos a la policía”, manifestó Verónica.

Pero también aclaró que en algún momento le dio lástima haberle pegado de esa forma, pero las personas con las que hablaba, le decían que había hecho bien.

Avatar

Escrito por Kaze

Megacarambola en la Saltillo-Monterrey deja dos muertos y 50 autos destrozados

Casi se queda sin brazo por tomarse una selfie con un jaguar