El xjefe paramilitar Hernán Giraldo Serna, conocido como "El taladro"
in

Narco violó a cientos de niñas, además torturó a 70 de sus hijos

A “El taladro” le gustaban “blancas, menores de 14 años de edad, vírgenes y anchas de cadera”, dicen quienes lo conocieron

Colombia ha conocido las terribles historias detrás del exjefe paramilitar Hernán Giraldo Serna, conocido como “El taladro”. Una vida que, además de su trayectoria criminal, está marcada por abusos sexuales, torturas y otras situación que se convirtieron en la pesadilla de cientos de colombianos.

De acuerdo con El Tiempo de Bogotá, Giraldo abuso de unas 200 niñas menores de 14 años “en un período de 15 a 20 años”. El jefe criminal controlaba la región del Magdalena, al norte de Colombia, durante la guerra entre los narcoparamilitares y guerrillas como las FARC.

Según el reporte, las niñas eran entregadas por los padres tanto por temor como por recibir beneficios económicos. A Giraldo le gustaban “de fisionomía blanca, menores de 14 años de edad, vírgenes y anchas de caderas”. Muchas quedaron embarazadas y pocas escaparon de su poder. Las que intentaron tener relaciones con otros hombres fueron asesinadas.

Giraldo se entregó a las autoridades colombianas en 2006 durante el proceso de desmovilización de paramilitares que hizo el gobierno de Álvaro Uribe. En 2008 fue extraditado a Estados Unidos por narcotráfico y se le condenó a 16 años de prisión. El criminal deberá enfrentar a la justicia colombiana por los abusos sexuales cuando retorne a su país.

Giraldo abuso de unas 200 niñas menores de 14 años “en un período de 15 a 20 años”

La información dice que Giraldo reconoció a 38 hijos, pero investigadores tienen evidencia de que se trataría de unos 70. Algunos de ellos hicieron parte de su organización criminal ya que Giraldo soñaba con tener herederos para su reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Que es lo que piensas?

0 points
Upvote Downvote

Escrito por Kaze

Sus gigantescos senos no paran de crecer, son su tortura

Golpeó a su esposo por no decirle que se veía bonita